viernes, 14 de noviembre de 2014

ADIÓS, CANAS, ADIÓS

CIENCIA VERSUS ENVEJECIMIENTO


¿Quién no ha deseado poder detener el tiempo y ser joven para siempre? Pero sabemos que eso es imposible (al menos hasta el momento);  el tiempo no deja de correr, poco a poco vamos envejeciendo y no hay nada que caracterice más la vejez que las canas y las arrugas.


Las canas, como todo, tienen sus defensores y sus detractores. Hay quien te dirá que las canas reflejan la experiencia y el orgullo de una vida y, por el contrario, hay gente que opina que son fruto del paso del tiempo, que con ellas se sienten viejos y a la primera de cambio, se tiñen.

Lo primero que nos planteamos es ¿por qué salen canas? Pues esta cuestión que tanto nos inquieta tiene, como todo, una explicación científica.

Hay muchas causas que puede promover la aparición de canas como la herencia, el estrés continuo, la alimentación por carencia de nutrientes, envejecimiento natural, el cuidado que le damos al cabello y uno de los más importantes está relacionado con el deterioro de los melanocitos. Las células encargadas de fabricar melanina, pigmento que da color a los cabellos y la piel.

Todos estos efectos alteran al causante principal de la canicie, el peróxido de hidrogeno, que decolora nuestro pelo si se encuentra en gran proporción, la cual se disminuye por el efecto que ejerce la enzima catalasa que lo descompone en agua y oxigeno. Pero si la cantidad de esta enzima disminuye por la existencia de alguno de los factores anteriormente nombrados, entonces el peróxido de hidrogeno comenzaría a decolorar nuestro pelo.

Pero podemos respirar tranquilos ya que puede que este color blanco en nuestro cabello tenga sus días contados.

Según un estudio de la Universidad de Bradford publicado en la revista de la Federación de Sociedades Americanas de Biología Experimental (FASEB Journal) es posible revertir el proceso que produce el blanqueamiento del pelo sin necesidad de usar ningún tipo de tinte. Esto ocurre gracias a un tratamiento común que consiste en activar con luz ultravioleta una enzima llamada  PK-MUS, es una pesudocatalasa modificada. Se puede englobar dentro de las enzimas reductasas cuya función es  impedir que se dé  proceso oxidativo que sufre la metionina. Esta enzima una vez activada desempeñará la misma función que la catalasa con el peróxido de hidrogeno y así evitar la acumulación del mismo y lo que esto conlleva.

Aunque en principio el trabajo de investigación estaba centrado en estudiar el vitíligo, una enfermedad que hace que las células de la piel responsables de la pigmentación mueran y dejen de fabricar melanina, demostró también la manera de evitar la acumulación de peróxido de hidrogeno con la ayuda de la enzima PK-MUS citada previamente. 

No obstante, no se puede recuperar el daño que provoca este envejecimiento natural por la disminución paralela de algunas enzimas como son las denominadas MSR A y B, las cuales inducen también la producción de melanina que da color al pelo. Esta perdida, además, agravaba aún más el proceso pero al final el estudio consiguió, aunque no reparar todo el daño, que nuestro cabello recuperara su color, dando solución a uno de los problemas que más preocupan a un gran número de personas a día de hoy.

Aunque antiguamente las canas se atribuían a sabiduría y conocimiento ahora, gracias a la ciencia, ya sabemos que el responsable de todo es el peróxido de hidrogeno. Sin embargo, de forma natural podemos retrasar este proceso bien llevando una alimentación sana, evitando el estrés, cuidando el cabello y no fumando, ya que se ha demostrado que las personas que fuman tienen una probabilidad de canicie prematura cuatro veces mayor.

 Así que ya podemos decirle adiós a los tintes para cubrir las raíces blanquecinas que tan despiadadamente revelan nuestra edad. Las canas pasarán a ser una leyenda gracias a la luz ultravioleta.


Referencias:


Marta Cañizares López
Noemi Carnerero Ruíz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada