domingo, 16 de noviembre de 2014

LA QUÍMICA DEL AMOR

¿Te ha pasado que cuando ves a una persona por primera vez, tienes taquicardia, la mirada embobada y enrojecimiento en las mejillas? ¿Piensas que se puede responder esta pregunta con un razonamiento químico? La realización de múltiples estudios apuntan a que sí. Hay quienes disfrutan los espectáculos de magia sin preguntarse cómo se hacen los trucos y hay otros que no se pierden el programa de televisión que los revela todos y deja a los magos sin secretos. Pues bien, lo mismo pasa con el amor. Algunos se entregan a sus brazos sin cuestionarlo, mientras que los científicos se han empeñado en buscarle explicación, sobre todo desde que existen herramientas que muestran qué zonas del cerebro se activan en el proceso del enamoramiento.


Investigando esta “química del amor” se ha llegado a la conclusión de que el amor sigue 3 pasos: deseo-enamoramiento-apego.
1) Deseo: en esta etapa intervienen las características faciales y corporales, ya que es fundamental la atracción física. Se segregan las hormonas sexuales (testosterona y estrógeno) y las feromonas, las cuales se encuentran en el sudor y dictan comportamientos sexuales y atracción por el sexo opuesto.
2) Enamoramiento: en este paso aparecen en el cerebro unas sustancias químicas llamadas monoaminas.
FENILETILAMINA (FEA): es una anfetamina natural, cuando el cerebro se inunda de esta sustancia provoca la secreción de los siguientes neurotransmisores monoamínicos:
DOPAMINA: hormona causante de la motivación, actividad motora, el humor y la atención. Además está relacionada con el placer en el cerebro provocando los mismos síntomas que la droga. Genera en la persona enamorada un estado de felicidad. Es liberada mediante la alimentación, las relaciones amorosas o la ingesta de drogas.
-  NOREPINEFRINA: hormona del estrés, está encargada de aumentar la frecuencia cardiaca cuando nos enamoramos, ya que actúa aumentando la presión sanguínea. Cuando los niveles de esta hormona aumentan, disminuye la necesidad de sueño. También es la responsable de esas “mariposas” en el estómago y de reforzar los niveles de adrenalina en el cuerpo.
Todo ésto junto con la disminución de los niveles de serotonina (hormona inhibidora de la sexualidad y del humor) desencadena los arrebatos sentimentales, es decir, el enamoramiento.


 3) Apego: después de 2 o 3 años los enamorados pasan a otra fase en la que sienten una sensación de calma, comodidad, seguridad y estabilidad, una clase de enlace que mantiene a la pareja unida. En este tercer paso intervienen otro tipo de hormonas como:
OXITOCINA: es conocida como “la sustancia química del abrazo”. Es una hormona que fomenta la unión entre los dos enamorados creando lazos estrechos. Se libera cuando la pareja se toca o abraza y sobre todo aumenta su nivel durante el orgasmo.
VASOPRESINA: también llamada "la sustancia química de la monogamia". Se ha observado que la supresión de vasopresina puede provocar que los hombres abandonen a su pareja y busquen nuevas compañeras.
ENDORFINAS: son compuestos bioquímicos que se esparcen para tranquilizar los órganos alterados; producen tranquilidad, calma, gozo y alegría, la risa en el rostro es inconfundible. 

Los niveles altos de oxitocina y vasopresina interfieren en la dopamina y la norepinefrina, por ello la sensación de apego crece mientras que la locura apasionada del amor decae conforme pasa el tiempo.





Se pretende que la última etapa sea duradera y para toda la vida pero algunas parejas no lo consiguen y rompen. Ésto es debido a la disminución de la FEA, dando lugar a que las personas se sientan menos enamoradas y más insatisfechas el uno con el otro. Entonces el cuerpo experimenta “síndrome de abstinencia” y es sobrellevado con la ingesta de alimentos que contienen FEA como por ejemplo el chocolate, por ello es conocida la necesidad de comerlo tras una ruptura.

Después de saber todo esto podemos hacernos algunas preguntas como: ¿Podría una pastilla devolver la chispa a una pareja? ¿Sería posible materializar la famosa flecha de Cupido en una inyección? Estas preguntas son mucho más complejas de lo que parecen  pero lo que si está claro es que para que una relación dure se necesita comunicación, confianza, madurez, objetivos en común, gustos similares, y una gran voluntad de hacer que todo lo mencionado funcione. No olvides que el amor lo cuida la costumbre, lo mantiene la pasión, y lo sostiene la confianza.


BIBLIOGRAFÍA
Blog de Eduard Punset » La quí­mica del amor. (2014). El caos del amor. (2014). muyinteresante
Jessica Romero, M. c. (2014). La Química del Amor - Monografias.com. 
Larocca, F. (2014). La oxitocina: La hormona del "amor" - Monografias.com.
Unidad Editorial Internet, S. L. (2014). El amor, un cóctel de hormonas (y algo más)elmundo.es
Sanchez, S. M. (2014). Silviamar: de la QuÍmica a la vida.

Irene Humanes Pérez
Victoria Escudero González 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada