jueves, 13 de noviembre de 2014

Envases de agua perjudiciales ¿MITO O REALIDAD?


¿Te has preguntado alguna vez de que están hechos las botellas de agua que usamos a diario?¿Sabes que riesgos tienen para nosotros el uso de estos recipientes? Gracias a este blog ¡Se acabaron las dudas! 

 Los materiales plásticos están compuestos por cadenas moleculares complejas, pero en general, los plásticos están formados por grandes cadenas de polímeros formados por monómeros, y a  su vez, estos están formados simplemente por carbono e hidrógeno:
-(-CH2-CH2-)n


Las botellas de agua comercializadas principalmente están compuestas por  “polietilentereftalato (PET)” este compuesto desprende  DEHP di(2-etilhexil ftalato) cuando se utilizan repetidamente según algunos estudios y se cree que es un cancerígeno así como también se cree que fomenta el crecimiento bacteriano, que puede ser un gran riesgo de infecciones bacterianas y otros efectos adversos a la salud.
Así pues, ante la duda ¡a investigar!




Se han realizado diversos estudios para conocer la calidad y los efectos de los envasados de plástico y vidrio. 
El último estudio concretamente centrado en los compuestos que se pueden transmitir desde las botellas de plástico o vidrio al agua fue realizado a lo largo del año 2014 por científicos del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA- CSIC) y el Laboratorio Oliver Rodés, en España.

En este estudio se han analizado cinco tipos de ftalatos (ésteres de ácido ftálico, el dietilhexiladipato (DEHA), el octilfenol, el nonilfenol y el bisfenol A (BPA)). El porque del estudio de estas sustancias es debido a que son las habituales en la fabricación de los envases y se quiere conocer sus efectos tóxicos y conocer si superan los límites que marca la legislación sobre materiales plásticos en contacto con alimentos.

Los investigadores han analizado aguas minerales de 131 manantiales y tres aguas potables preparadas de 94 marcas comercializadas en España. Las muestras se tomaron justo después del envasado en las plantas embotelladoras y trascurrido  un año de almacenamiento se evaluó si durante ese tiempo  se había producido la migración de componentes del plástico o aditivos al agua.

De un total de 6.516 valores, solo un 5,6% ofrecieron resultados positivos. Los compuestos que aparecieron con más frecuencia son el DEHP, relacionado con el tapón de los envases de vidrio, el BPA, asociado a los envases de policarbonato  y el polietileno tereftalato (PET), relacionado con las botellas de plástico con  tapón de polietileno de alta densidad, este ultimo compuesto es el que representa la mayor parte de envases para agua del mercado español, el cual presentan una muy baja incidencia de plastificantes.

Las concentraciones son insignificantes y están muy por debajo de los máximos de ingesta total diaria (TDI), por ejemplo, en el caso del DEHP habría que beber 231 litros de agua al día para alcanzar el límite que marca la legislación (0,05 mg/kg corporal/día) o 124 litros si se tratara del BPA. Teniendo en cuenta la concentración de los compuestos y el consumo diario de agua envasada, la posibilidad de desarrollar problemas de salud debido a su ingesta es inexistente.

Por tanto, las conclusiones del estudio indican que tanto los envases, sean de plástico o vidrio, como las aguas envasadas son completamente seguros para la salud y cumplen con la legislación vigente. 
Además, se ha observado que el formato del recipiente no afecta a la calidad del agua, tampoco el periodo de almacenamiento, ya que los compuestos detectados en muestras recién envasadas eran básicamente los mismos que después de un año en el almacén.
Por lo que podemos concluir diciendo que ya es un mito que la calidad del agua se vea afectada por el envase que la contiene.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada